INTRODUCCIÓN
DERECHO CONSTITUCIONAL
DERECHO PENAL
Normativa
Normativa
13 Temas | 1 Cuestionario
1 de 2

TEMA 9. REAL DECRETO 2816/1982, DE 27 DE AGOSTO.

El RD 2816/1982 es una norma de ámbito nacional y anterior a la Ley 17/1997, ya que esta fue creada para resolver los conflictos de competencias y régimen sancionador.

Debemos destacar qué se encuentra parcialmente en vigor y que reformó al anterior Reglamento que databa de 1935.

El Reglamento se mantiene estrictamente en el ámbito de la seguridad ciudadana y es por tanto escrupulosamente respetuoso de las competencias que corresponden a los distintos departamentos ministeriales, a las Comunidades Autónomas y a las Corporaciones Locales.

9.1. REFERENCIAS AL LIBRO DE RECLAMACIONES.

El Reglamento expone las siguientes características:

– Las empresas están obligadas a llevar el libro de reclamaciones previsto en el artículo 52, y tenerlo siempre a disposición del público, y de las autoridades y sus agentes.

– El Reglamento considera un derecho del usuario el obtener de la empresa prestadora del servicio, el libro de reclamaciones para consignar en él las quejas que estime pertinentes.

El artículo 52, expone todos aquellos aspectos que deben ser considerados para la aplicación de las reclamaciones:

– Al igual que en la Ley 17/1997, destaca que en todos los locales, recintos o instalaciones destinados a espectáculos públicos o actividades recreativas existirá a disposición del público un libro de reclamaciones que habrá de estar debidamente foliado y sellado en todas sus páginas por el Gobierno Civil o la Alcaldía.

– Los libros deberán ser múltiples y estar localizados en las distintas puertas del local o recinto siempre que el aforo de estos exceda de 700 localidades.

La existencia de los libros así como su disposición se anunciará mediante carteles bien visibles, expuestos en los locales, en los sitios en que se exhiba la publicidad de aquellos.

– Un aspecto importante a destacar es que, cualquier espectador o usuario, previa exhibición del Documento Nacional identidad y haciendo constar el número de dicho documento, su nombre, apellidos y domicilio, podrá utilizar el libro de reclamaciones cuando observe alguna infracción a lo dispuesto en el RD 2816/1982 y, en especial, en los casos siguientes:

Cuando en el espectáculo o actividad no se desarrolle esa integridad y en la forma, condiciones y horario con que fue anunciado.

Cuando los precios de las localidades o de los artículos que se expedan en el establecimiento excedan de los marcados en las listas expuestas al público, o se infrinja la obligación de exponer estas.

Cuando el local carezca de los servicios exigidos u omita las medidas de seguridad, higiene y comodidad impuestas en los Reglamentos o las licencias de obra y de apertura y funcionamiento o no se mantengan unos y otros en correcto estado de uso y funcionamiento.

A tal fin, los extractos de dicha licencia, sellados de conformidad por la Autoridad gubernativa, deberán ser expuestos al público para su conocimiento en lugares preferentes.

Cuando en la celebración de espectáculos o la realización de la actividad se omitan las medidas de seguridad inherentes a su propia naturaleza o deducible de la peligrosidad de los elementos que se utilicen.
Cuando no se exhiba con la debida publicidad y visibilidad la clasificación por edades o, a juicio del usuario, la misma sea manifiestamente inadecuada al espectáculo.

Si se comprobara el fundamento real de la reclamación, la autoridad obligará a subsanar los defectos denunciados, sin perjuicio de imponer la sanción que corresponda, previa instrucción de expediente en la forma legalmente dispuesta.

Por último, el Reglamento considera como infracción la negativa a facilitar a espectadores, concurrentes o usuarios el libro de reclamaciones.

9.2. REFERENCIAS AL DERECHO DE ADMISIÓN.

Resultan ser menores las referencias que encontramos en el RD 2816/1982, sobre el derecho de admisión.

Únicamente destacar que de conformidad con el artículo 59.e, el público asistente no podrá entrar en el recinto o local sin cumplir los requisitos a los que la empresa tuviese condicionado el derecho de admisión, a través de su publicidad o mediante carteles, bien visibles, colocados en los lugares de acceso, haciendo constar claramente tales requisitos.

Dentro de las infracciones que recoge el Reglamento se considera una de ellas la admisión de espectadores, concurrentes o usuarios, en número superior al determinado como aforo de los locales en las correspondientes licencias o autorizaciones.

9.3. INSPECCIONES.

En el artículo 78.3 del RD 2816/1982 se refleja la función policial estableciendo que: “Los Agentes de la Autoridad que tengan especialmente encomendados servicios de vigilancia en locales de espectáculos y recreos públicos tendrán acceso libre y gratuito a los mismos, en acto de servicio, tanto durante la celebración de las sesiones o actividades públicas como durante las sesiones privadas, ensayos y , exhibiciones o actividades”.
En este aspecto no especificaba quienes eran los Agentes de la Autoridad a quienes se les encomendaba tales labores.