INTRODUCCIÓN
DERECHO CONSTITUCIONAL
DERECHO PENAL
Normativa
Normativa
13 Temas | 1 Cuestionario
1 de 2

TEMA 8. LEY 17/1997, DE 4 DE JULIO, DE ESPECTÁCULOS PÚBLICOS Y ACTIVIDADES RECREATIVAS DE LA COMUNIDAD DE MADRID.

Se caracteriza por ser la norma básica en materia de espectáculos públicos en la Comunidad de Madrid. La Comunidad de Madrid está en posesión plena de la función legislativa en materia de espectáculos públicos, según el artículo 26.22 del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, conforme a la redacción dada por la LO 10/1994, de 10 de marzo.
Una de las razones de la promulgación de esta Ley se basó en el incremento del sector de ocio y tiempo libre y, en satisfacer las demandas de la población.
De su preámbulo cabe destacar que, en materia de protección de consumidores y usuarios, la Ley se remite al desarrollo reglamentario conteniendo las líneas maestras que deberá inspirarlo (en este caso la Ley 11/1998, de 9 de julio, de Protección de los Consumidores de la Comunidad de Madrid).
Hace especial hincapié en las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión, el cual, debe utilizarse como eficaz instrumento para impedir la violencia y las alteraciones del normal desarrollo de espectáculos y actividades, puntualizando que, nunca podrá utilizarse como excusa para el ejercicio de la arbitrariedad y la discriminación en unos locales que, por definición, están abiertos a todo el público.

 

8.1. REFERENCIAS AL LIBRO DE RECLAMACIONES.

Respecto al libro de reclamaciones se recogen las líneas generales, puesto que su desarrollo reglamentario será estudiado en el apartado de protección de consumidores. Cabe destacar lo dispuesto en los artículos que se desarrollan a continuación:

En el artículo 24, enumera algunos de los requisitos que deben tener las hojas de reclamaciones, sin perjuicio de lo establecido en la normativa vigente sobre disciplina de mercado y defensa del consumidor y del usuario, estableciendo los siguientes derechos y obligaciones:

Los locales y establecimientos regulados en la presente Ley deberán tener a disposición del público Libros de Reclamaciones.

En los locales y establecimientos, con un aforo superior a 700 personas deberá existir un Libro de Reclamaciones en cada una de las puertas de acceso a los mismos.

Debemos tener en cuenta que en todos los establecimientos regulados en la LEPAR deberán disponer de hojas de reclamaciones y si el aforo fuera superior a 700 personas, deberá existir en todas las puertas acceso. En su Disposición Adicional Octava remite a un posterior desarrollo reglamentario las características de las hojas que componen el Libro de Reclamaciones, así como la obligatoriedad del titular del local o establecimiento de transmitir al Órgano competente de la Comunidad de Madrid las reclamaciones recibidas.

No obstante avanza que el Libro deberá estar compuesto de hojas autocopiativas por triplicado, de las cuales y, una vez cumplimentadas, una se remitirá a la Administración competente, otra quedará en poder del reclamante y la tercera, en manos del titular del local o establecimiento.

8.2. REFERENCIAS AL DERECHO DE ADMISIÓN

El derecho de admisión, se podría definir como “la facultad que tienen los titulares de los establecimientos públicos y los organizadores de espectáculos y de actividades recreativas de determinar las condiciones de acceso dentro de unos límites legales”.

Para ejercitar el derecho de admisión se han de cumplir las siguientes premisas:

  • Respecto a la dignidad de las personas, sus derechos fundamentales y que todo el mundo es igual ante la Ley, sin que pueda prevalecer ninguna discriminación (artículo 14 de la Constitución).
  • Se debe evitar que se pueda negar a nadie, de manera arbitraria o improcedente, la entrada a los locales públicos.
  • Las condiciones han de ser objetivas: no pueden ser arbitrarias ni improcedentes.
  • Las condiciones tienen que ser públicas, y con los requisitos siguientes:
    Hay que exhibir un rótulo en la entrada, en el cual se harán constar de forma expresa las condiciones objetivas a las que se supedita la entrada, debiendo estar sito en los accesos y, ser visible desde el exterior.
    Las condiciones se tienen que aplicar por igual para todo el mundo.
    No puede ser discriminatorias.

El artículo 24.2 LEPAR establece todas las características que deben emplearse para hacer uso de este derecho:

  • Los titulares de establecimientos y los organizadores de espectáculos o actividades recreativas o personas en quienes deleguen podrán ejercer el derecho de admisión.
  • Destacar que la finalidad principal de la LEPAR es la de “impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir molestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad”.
  • Con independencia de la voluntad del titular o encargado del establecimiento, se prohíbe “Acceso a los establecimientos, espectáculos públicos y actividades recreativas portando prendas o símbolos que inciten a la violencia, el racismo y la xenofobia”.
  • La LEPAR prohibe que el derecho de admisión se utilice para “restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuario en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo”.
  • Requisito imprescindible que debe ser ejercido por los titulares de los establecimientos es que “las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos”.

Esto significa que deberá existir cartelería, debiendo estar visible en la entrada, y que contenga las condiciones por las que se le deniega el acceso al consumidor.

 

8.3. REFERENCIAS AL AFORO.

Dentro de las funciones que es empeñada por los controladores de accesos está la de controlar que en todo momento no se exceda el aforo. El aforo del local vendrá recogido en la licencia de funcionamiento que el Ayuntamiento otorga el titular de la actividad. La LEPAR menciona que el extracto de la licencia figurará en el exterior de los locales y en lugar visible.
Este cartel identificativo deberá contener las siguientes características:

  • En cuanto al color, violeta si la licencia es de espectáculos públicos, o rojo de actividades recreativas.
  • Letra indicativa del local: Esparcimiento y diversión: letra D. Culturales y artísticos: letra C. De baile: letra B. De ocio y diversión: letra E.
  • Aforo del local.
  • Horario de apertura, cierre y funcionamiento.
  • Prohibición de entrada a menores de edad.
  • Número identificativo del local.

 

8.4. INSPECCIONES

Los controladores de acceso serán las primeras personas con los que se entrevistarán las personas habilitadas para realizar tales inspecciones y deberán tener conocimiento de aspectos relevantes.
No olvidemos que una de las funciones de los controladores de accesos es la de permitir y colaborar en las inspecciones que se realicen de acuerdo a la normativa vigente.

 

8.4.1. COMPETENCIA

La incoación, instrucción y resolución de los expedientes sancionadores por la comisión de infracciones tipificadas en la presente Ley le corresponderá a los respectivos ayuntamientos.
La Comunidad de Madrid podrá asumir la competencia de incoación, instrucción y resolución de los expedientes sancionadores cómo apoyo técnico o cuando el Ayuntamiento no tenga recursos suficientes.

 

8.4.2. PERSONAL HABILITADO.

A tales efectos los funcionarios que tienen facultades de inspección son:

Funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Funcionarios de los Cuerpos de Policía Local.
Funcionarios de la Comunidad de Madrid.
Funcionarios pertenecientes a los Ayuntamientos respectivos.

En el caso de los dos últimos apartados estos funcionarios deberán ir perfectamente acreditados y en el ejercicio de sus funciones tendrán el carácter de agentes de la autoridad.

 

8.4.3. OBLIGACIONES

Los organizadores de los espectáculos, los titulares de locales y establecimientos, así como los encargados de unos y otros, están obligados a permitir el acceso de los funcionarios debidamente acreditados al efecto para efectuar las inspecciones, estando igualmente obligados a prestarles la colaboración necesaria para el desarrollo de las mismas.

Si los funcionarios lo estiman oportuno se podrá requerir que las partes implicadas comparezcan in situ, en el lugar de la inspección, al objeto de practicar las diligencias que se determinen en la correspondiente citación. El resultado de la inspección deberá consignarse en un acta, de la cual, se entregará copia al titular u organizador o a su representante.

Por todo ello, el controlador de accesos estará obligado a colaborar con los funcionarios mencionados, al objeto de practicar la inspección, permitiéndoles el acceso en cualquier caso.

 

8.5. RÉGIMEN SANCIONADOR.

Se considera necesario que el controlador de accesos conozca cuáles son las infracciones tipificadas en esta Ley. Se encuentran reguladas en el Título V, Capitulo II, sobre el régimen sancionador, artículos 32 y siguientes. Comenzaremos enumerando los espectáculos públicos y actividades recreativas que están prohibidos:

  • Los que sean constitutivos de delito.
  • Los que inciten o fomenten la violencia, el racismo, la xenofobia y cualquier otra forma de discriminación o que atente contra la dignidad humana.
  • Los que implican crueldad o maltrato para los animales, puedo ocasionarles sufrimientos o ser objeto de tratamientos antinaturales.

No se entenderá incluida en esta prohibición la fiesta de los toros, los encierros y demás espectáculos taurinos en los términos establecidos por su normativa específica.

 

8.5.1. RESPONSABLES.

Serán responsables de las posibles infracciones:

  • Las personas físicas o jurídicas que Incurran en las acciones u omisiones tipificadas en la misma.
  • Los titulares de los establecimientos y locales o de las respectivas licencias, y los organizadores y promotores de espectáculos públicos y actividades recreativas, serán responsables solidarios de las infracciones administrativas reguladas en la presente Ley que se cometan en los mismos por quienes intervengan en el espectáculo o actividad, y por quienes estén bajo su dependencia, cuando incumplan el deber de prevenir la infracción.
  • Los titulares y organizadores o promotores, serán responsables solidarios, cuando, por acción y omisión, permitan o toleren la comisión de dichas infracciones por parte del público o usuario.

 

8.5.2. INFRACCIONES

 

Se consideran infracciones muy graves (art.37):

  1. La permisión o tolerancia de actividades ilegales, especialmente la tolerancia del consumo ilícito o tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o de sustancias psicotrópicas, en locales, espectáculos o establecimientos.
  2. La apertura de establecimientos, recintos y locales, la modificación sustancial de los mismos o sus instalaciones y el cambio de actividad que se produzca careciendo de las preceptivas licencias de funcionamiento.
  3. La celebración de espectáculos públicos y actividades recreativas sin las preceptivas licencias o autorizaciones.
  4. El incumplimiento de las resoluciones firmes en vía administrativa de la autoridad competente en materia de prohibición y suspensión de espectáculos públicos y actividades recreativas y de cierre de los locales y establecimientos.
  5. La reapertura de locales sobre los que haya recaído sanción firme en vía administrativa de clausura o suspensión, durante su periodo de ejecución.
  6. La celebración, promoción u organización de espectáculos públicos y actividades recreativas con infracción de las sanciones firmes en vía administrativa de suspensión, prohibición o inhabilitación, durante su periodo de ejecución.
  7. El incumplimiento de las condiciones de seguridad cuando disminuya gravemente el grado de seguridad exigido en la normativa vigente y en las licencias o autorizaciones correspondientes.
  8. La omisión de las condiciones de salubridad e higiene exigibles y, en general, el mal estado de conservación de los establecimientos, que supongan un grave riesgo para la salud y la seguridad del público y los ejecutantes.
  9. La venta y servicio de bebidas alcohólicas a menores de 18 años, así como permitir su consumo en el local o establecimiento.
  10. La superación del aforo máximo permitido cuando comporte un grave riesgo para la seguridad de personas o bienes.
  11. La negativa a permitir el acceso a los agentes de la autoridad durante el ejercicio de sus funciones.
  12. La comisión de más de dos faltas graves en un año.
  13. El ejercicio del derecho de admisión de forma arbitraria o abusiva.
  14. Disponer de personal para el desarrollo de la actividad de control de acceso en espectáculos públicos, actividades recreativas, establecimientos, locales e instalaciones sin el certificado acreditativo de la Comunidad Madrid, así como, el incumplimiento de las medidas o servicios de vigilancia obligatorios.

 

Serán infracciones graves (art. 38):

  1. El incumplimiento de la obligación de tener suscritos los contratos de seguro exigidos en la presente Ley.
  2. El incumplimiento de las condiciones de seguridad establecidas cuando no disminuya gravemente el grado de seguridad exigible.
  3. La omisión de las condiciones de salubridad e higiene exigibles que no supongan un grave riesgo para la salud y la seguridad del público y de los ejecutantes.
  4. Las modificaciones que no requieran autorización o licencia en los locales, recintos, instalaciones, establecimientos y actividades y en su titularidad, sin que las mismas hayan sido comunicadas a la autoridad competente.
  5. La suspensión o alteración de espectáculos y de actividades recreativas así como la modificación de sus programas sin causa suficiente que lo justifique.
  6. La admisión o participación de menores en espectáculos, actividades y establecimientos donde tengan prohibida su entrada o participación.
  7. El incumplimiento por parte de los locales o establecimientos destinados a la celebración de sesiones de baile para jóvenes, de la prohibición de dedicarse a actividades distintas a la indicada.
  8. La publicidad y promoción de los locales y espectáculos dirigidos a los menores que contravenga el artículo 25.4 de la Ley.
  9. La venta y reventa callejera o ambulante de entradas, localidades o abonos y la realizada con incumplimiento de las disposiciones.
  10. El incumplimiento de las condiciones que garanticen la accesibilidad de los minusválidos a los locales.
  11. La superación del aforo permitido cuando no comporte un grave riesgo para la seguridad de personas o bienes.
  12. El incumplimiento de las condiciones de insonorización de los locales.
  13. Cualquier información, promoción o publicidad que induzca a engaño o confusión, y enmascare la verdadera naturaleza del espectáculo.
  14. La instalación dentro de los locales o establecimientos, de cualquier tipo de puestos de venta y otras actividades sin obtener la licencia o autorización.
  15. La comisión de más de dos faltas leves en un año.
  16. El incumplimiento de la obligación de tener a disposición del público los Libros de Reclamaciones así como de los requisitos que deben cumplir los mismos, y el no tener expuesta al público la documentación preceptiva o la falta de posesión en el local, o de exhibición a los Agentes de la Autoridad.
  17. La venta de tabaco a menores de 18 años.

 

Serán infracciones leves (art. 39):

  1. El incumplimiento de los horarios de inicio o final de un espectáculo y de de apertura y cierre de los establecimientos públicos.
  2. La falta de limpieza o higiene en los establecimientos.