LEY DE SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN de INCENDIOS y SALVAMENTOS de la CAM
PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES
PSICOTÉCNICOS
SOPORTE VITAL BÁSICO / PRIMEROS AUXILIOS
PAUTAS DE ACTUACIÓN EN CASO DE EMERGENCIAS
MÓDULO SOCIO-PROFESIONAL
SIN CATEGORIA
2 de 2

TEMA 25. ERGONOMÍA Y PSICOLOGÍA

25.1. FATIGA FÍSICA

1.Origen del RIESGO

El trabajo de control de acceso y seguridad implica largos periodos de tiempo de pie manteniendo la misma postura estática, lo que da lugar a fatiga muscular general, dolor en la zona lumbar, hinchazón de las piernas, dolor en los pies, lesiones en articulaciones y otros problemas asociados, por un flujo sanguíneo insuficiente.

2. Medidas preventivas

  • Intentar realizar pequeños descansos durante la jornada de trabajo, sentándose siempre que se pueda, aunque sean breves periodos de tiempo.
  • Siempre que sea posible, disponer de un taburete o similar para alternar la postura de pie con sentado. Si no se dispone de taburete, alternar el peso del cuerpo (pierna derecha, pierna izquierda).
  • Llevar calzado cómodo que se adapte a la curvatura del pié.
  • Realizar ejercicios de estiramiento de la espalda opuestos a la postura mantenida para relajar grupos musculares.

 

25.2. FATIGA MENTAL,ESTRÉS LABORAL Y TRABAJO NOCTURNO

1. Origen del riesgo

Normalmente, relacionamos el concepto de fatiga con el cansancio físico, sin reparar en el esfuerzo mental que puede suponer el desempeño de una determinada tarea.

Se denomina fatiga mental a la perdida de eficiencia del funcionamiento de la mente como consecuencia de la actividad desarrollada, lo que deriva en cansancio emocional.

En este puesto de trabajo, el trato directo con los clientes (en ocasiones clientes problemáticos que se encuentran bajo los efectos del alcohol o de sustancias estupefacientes) y los posibles conflictos que puedan surgir con ellos, constituyen un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de padecer fatiga mental.

Otro factor a considerar es el horario de trabajo. El trabajo nocturno puede traer como consecuencias la alteración de los ritmos biológicos, falta y trastornos del sueño, problemas asociados a la salud física y mental, además de dificultad para una adecuada conciliación de la actividad laboral con la vida social y familiar.

Así mismo, cuando las demandas del trabajo exceden la capacidad del trabajador para hacerlas frente o controlarlas, las situaciones mencionadas anteriormente, también pueden desembocar en estrés laboral.

 

2. Medidas preventivas

  • Tener una actitud tranquila y educada hacia los clientes, manteniendo la calma en caso de sufrir provocaciones.
  • Intentar mantener un horario regular de comidas, evitando el exceso de comida rápida, alimentos con alto contenido en grasas y el consumo elevado de sustancias estimulantes con cafeína en horas de trabajo, especialmente a pocas horas de acostarse. Evitar también el consumo de alcohol.
  • Practicar deporte con regularidad, ayuda a mantener hábitos de vida saludables.
  • Buscar el apoyo de familiares y amigos para adaptar, de la mejor manera posible, la vida social y familiar.

 

25.3 VIOLENCIA DE TERCEROS. PAUTAS DE ACTUACIÓN

Existe la tendencia a asociar la violencia con la agresión física aunque el concepto de violencia es mucho más amplio, ya que incluye otras conductas susceptibles de violentar e intimidar al que las sufre, como las conductas verbales o físicas amenazantes, intimidatorias, abusivas y acosantes, de tal manera que la violencia puede ser tanto física como psicológica.

El término violencia extrema o de terceros se produce entre personas que no prestan servicios en el centro del trabajo y son meros clientes o usuarios del mismo. También incluye personas cuya presencia o actividad no es legítima, como puede ser el caso de robos o atracos.

 

1. Origen del riesgo

Las causas de la violencia laboral son múltiples, pudiendo deberse a:

Factores de carácter individual:

Conducta y características las personas, tanto de agresores como de agradecidos (inestabilidad psicológica del agresor, insatisfacción con el servicio, largas esperas, consumo de alcohol y drogas…).

Factores de carácter relacional:

En este caso, relaciones entre los trabajadores del local y clientes.

Factores de carácter organizativo:

Proceso y condiciones del trabajo, esto es, trabajos que implican intercambio regular de dinero con clientes, trabajos por la noche o de madrugada, trabajos de atención al público…

Entorno social:

Cuando se trabaja en zonas deprimidas o con alto índice de criminalidad.

Las consecuencias negativas o derivadas de haber sufrido o presenciado un acto de violencia laboral pueden ir desde daños físicos, psíquicos o psicológicos hasta daños morales, pudiendo tener, además, consecuencias sobre el entorno de trabajo y la propiedad.

 

2. Medidas preventivas

  • Ante todo mantener la calma, con una actitud tranquila y educada hacia el cliente, dirigiéndose a él evitando contestaciones secas y cortantes. Un tono de voz neutro y pausado ayudara a tratar de reconducir la situación buscando puntos de acuerdo.
  • Nunca responder a provocaciones verbales o agresiones físicas. No buscar la confrontación.
  • Evitar actitudes que puedan considerarse provocadoras, como el contacto ocular prolongado. Evita también movimientos bruscos y rápidos.
  • Mantener una adecuada distancia de seguridad con las personas conflictivas evitando el contacto físico.
  • Intentar situarse próximo a puertas, pasillos o espacios que permitan la huida en caso de que sea necesario cuando se esté en el interior del local.
  • Solicitar siempre que se pueda la ayuda de un compañero.
  • Interrumpir la actividad mientras la situación no esté controlada y no se esté en condiciones de reanudarla con las suficientes garantías.
  • Si el problema persiste, avisar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Una vez finalizado el incidente, recibir asistencia médica si es necesario. En este caso, después de la asistencia, el facultativo deberá hacer entrega al afectado de uniforme médico y un parte de lesiones.

 

25.3.1. COMO ACTUAR DESPUÉS DE UNA ACTUACIÓN VIOLENTA O AGRESIÓN:

Comunicar el incidente a un superior haciéndole entrega, si procede, del informe médico y del parte de lesiones derivados del mismo. Posteriormente, este deberá aplicar las medidas y trámites legales pertinentes.

Realizar una denuncia particular en comisaría con el parte de lesiones. El caso que el incidente violento lo constituya una agresión verbal, sin resultado de lesiones, también se notificará.