TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN DIRIGIDAS A LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Un conflicto se puede encender desde la más pequeña palabra o acción y puede provocar respuestas y comportamientos destructivos. El conflicto no resuelto o mal resuelto puede dañar e incluso destruir las relaciones. Sin embargo, no tiene por qué ser destructivo.

Manejado con eficacia, puede contribuir a que las relaciones sean mejores y puede ayudar a resolver los problemas y las preocupaciones cotidianas. Las habilidades efectivas de comunicación desempeñan un papel clave en la resolución exitosa de conflictos y no dejan de formar parte de las habilidades sociales.

Las habilidades sociales (o conductas socialmente habilidosas) son un conjunto de conductas aprendidas que se manifiestan en situaciones interpersonales y que son socialmente aceptadas (por ello se han de tener en cuenta normas sociales y legales del contexto sociocultural en el que tienen lugar, así como criterios morales).

Se basan fundamentalmente en el dominio de las habilidades de comunicación siendo también necesario un buen autocontrol emocional por parte del sujeto. Los patrones de comunicación varían ampliamente entre culturas e incluso dentro de una misma cultura dependen de factores tales como la edad, sexo, la clase social y la educación). La conducta considerada apropiada en una situación puede ser, obviamente, inapropiada en otra.