TÉCNICAS DE AUTOCONTROL

Para desarrollar un autocontrol es básico el conocimiento de nosotros mismos, de nuestras capacidades y de nuestros puntos débiles, conocer que es lo que nos afecta como para que perdamos el autodominio.

Las técnicas a aplicar son pues de carácter individual unidas al estudio de nuestras reacciones ante diversas circunstancias. Se agrupan en tres modalidades:

  • Cognitivas: tienen por finalidad cambiar la forma de ver la situación. Manejan la percepción, la interpretación y la evaluación del problema y de los recursos propios
  • Fisiológicas: están encaminadas a reducir la tensión fisiológica y el malestar emocional y físico consiguiente
  • Conductuales: tienen como fin el promover conductas adaptativas y dotar al sujeto de una serie de estrategias de comportamiento que le ayuden a afrontar el problema