RELACIÓN CON LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

En este tipo de intervenciones debe de actuarse desde el criterio más absoluto de profesionalidad, al objeto de conjugar la obligación de atender amablemente a las personas con la correcta realización del servicio que se tenga encomendado.

Es por ello de vital importancia mantener un trato respetuoso y cordial, facilitando en lo posible la labor de los medios de comunicación, pero, al mismo tiempo, hay que tener claro que los medios de comunicación no pueden interferir en el desempeño de vuestra labor. En situaciones de cierta tensión o ante la primicia de la noticia, es muy probable que los profesionales de los medios interfieran de forma grave en la seguridad, perjudicando la labor del vigilante.

Las directrices a seguir serán:

  • Mantener la compostura en todo momento, exigiendo con firmeza, pero sin atropello el cumplimento de las normas y disposiciones que se os hayan encomendado, expresando de forma clara estos profesionales cuál debe ser su comportamiento.
  • Evitar toda distracción que os aparte del cumplimiento de vuestro deber, en especial altercados y enfrentamientos con estos profesionales, por la repercusión que éstos pueden tener y la mala imagen que conllevaría.
  • Ser escrupulosamente discretos en vuestras manifestaciones y declaraciones de los hechos, recordando en todo momento vuestro compromiso de no revelar información a terceros.
  • Deben de cumplir también las normas de seguridad