RELACIÓN CON LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD

En la Ley 23/1992 de Seguridad Privada, en su artículo 1.4; y en la R.D. 2364/1994, su Reglamento, en su artículo 66.1, se contempla que el personal de Seguridad Privada tiene la obligación de auxiliar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones, de prestarles su colaboración y de seguir sus instrucciones en relación con las personas, bienes, establecimientos o vehículos de cuya vigilancia, protección o custodia estuvieran encargados.

También se señala que deberán comunicar a las FF.CC. de Seguridad cualquier circunstancia o información relevante para la prevención, el mantenimiento o restablecimiento de la seguridad ciudadana, así como cualquier hecho delictivo del que tuviesen conocimiento en el ejercicio de sus funciones.

Deberán colaborar, asimismo, con dichas fuerzas en casos de emergencia, como suspensión de espectáculos, desalojo o cierre provisional de locales y en cualquier situación que se presente, para mantener o restablecer la seguridad ciudadana y el orden público.

El personal de Seguridad Privada que sobresalga en el ejercicio de sus funciones de colaboración con las FF.CC. de Seguridad podrá ser distinguido con menciones honoríficas, tal y como lo regula el Ministerio de Interior.

Cuando los miembros del Cuerpo Nacional de Policía, de la Guardia Civil o de la Policía Autónoma se lo requieran, deben mostrarles su tarjeta de identidad profesional y su licencia de armas si la tuvieran, ya que han de portarlas siempre en el ejercicio de sus funciones.