RELACIÓN CON EL PÚBLICO EN GENERAL

El personal de Seguridad Privada se atendrá en sus actuaciones a los principios de integridad y dignidad, protección y trato correcto a las personas evitando abusos, arbitrariedades y violencias actuando con congruencia y proporcionalidad en la utilización de sus facultades y de los medios disponibles (Art. 1.3 de la L.S.P.).

Deberán identificarse profesionalmente cuando se lo requieran, por razones de servicio los ciudadanos afectados, sin poder presentar otros documentos o placas.

Han de comprobar que los establecimientos reúnen las condiciones necesarias para garantizar la seguridad del público en general y advertirán a los responsables cuando estas no sean las óptimas.

Los ejes principales de esta relación son los siguientes:

  • Ganarse el respeto y consideración del público con vuestra eficacia y “buena imagen”.
  • Emplear en todo momento un trato cortés, agradable y
  • Utilizar un lenguaje correcto que facilite la comunicación con las personas, teniendo muy presente que el tacto, la actitud flexible y las dotes de persuasión constituyen unas herramientas muy eficaces para resolver
  • Vestir en todo momento el uniforme con dignidad y mantener el puesto limpio y ordenador

Observar en todo momento la máxima discreción y reserva que requieren todas sus intervenciones, conociendo la importancia y responsabilidad de su misión.