RELACIÓN CON EL PERSONAL PROTEGIDO

Un elemento clave del éxito de un servicio de seguridad consiste en establecer una correcta relación profesional con el personal objeto de la protección. De la calidad de la relación dependerá que obtengamos una serie de ventajas:

Las personas protegidas puedan colaborar con el servicio de protección ofreciendo datos noticias que puedan ser de interés para su seguridad. Podrán facilitar noticias sobre aquellos hechos o circunstancias que constituyan o puedan constituir amenazas al ser fuente de peligros para el La buena relación va a facilitar la comunicación con el personal protegido lo que va a permitir profundizar en los problemas del servicio adoptando las medidas

De igual importancia son las obligaciones y funciones del/ la Vigilante de Seguridad con respecto al personal protegido:

  • No olvidar el lugar que os corresponde como ejecutores de un servicio, no entrando nunca en asuntos personales de los protegidos, manteniéndose estrictamente en el campo meramente
  • No descuidar la importancia de la “buena imagen” tanto para combatir la inseguridad de nuestro protegido como para mantener su confianza en nosotros.
  • La discreción con la información y la corrección en el trato deberán ser una constante en el desempeño Los/las vigilantes deben evitar la comisión de actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección.
  • Tras revisar los sistemas de seguridad y las peculiaridades del establecimiento que deben proteger, han de advertir de cualquier circunstancia que pueda generar
  • Cuando observen la comisión de delitos en relación con la seguridad de las personas objeto de protección o cuando concurran indicios racionales de tal comisión, deberán poner inmediatamente a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los presuntos delincuentes, no pudiendo interrogarles, así como los instrumentos, efectos y pruebas de los supuestos Impedirán el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en el interior de los locales, establecimientos o instalaciones objeto de su vigilancia y protección.
  • Deberán prestar sus servicios dentro del edificio o establecimiento del que estén encargados salvo en los siguientes casos:
    • En la persecución de delincuentes sorprendidos en el acto delictivo, como consecuencia del cumplimiento de sus funciones en la relación con las personas objeto de su protección.
    • En las situaciones en que se debe hacer por razones humanitarias en relación con dichas personas.