EL PÁNICO Y SUS EFECTOS

Cuando se siente pánico el cerebro envía una serie de mensajes tanto físicos como químicos (secreción de adrenalina: sustancia que prepara a los músculos para consumir grandes cantidades de energía para huir).

La sensación de miedo se debe a los grandes cambios en el flujo sanguíneo que se producen. El cerebro en situaciones peligrosas aleja la sangre de órganos donde no se necesita y la envía a los músculos de brazos, piernas, espalda y tórax (requieren gran cantidad de energía para huir).

En toda respuesta de huida o lucha:

  • Las pupilas se dilatan
  • El oído se agudiza
  • Los músculos se tensan
  • Frecuencia cardíaca y respiratoria

Otras consecuencias pueden ser el bloqueo del pensamiento o imposibilidad de coordinar ideas y actos, con la consiguiente disminución de las acciones voluntarias.

Características del pánico

  • No necesariamente obedece a causas objetivas, la sugestión colectiva puede provocarlo.
  • Incide con más virulencia en personas con escasos recursos psicológicos y adaptativos, en especial en aquellas de carácter débil y escaso autocontrol
  • Provoca incapacidad de reacción, de toma de decisiones y de afrontamiento de la realidad, por lo cual habrá que facilitar ayuda a estas personas
  • Si la situación se prolonga en el tiempo provoca estrés.
  • Aunque el pánico nace en un primer momento en una persona tiene la característica de extenderse con una gran facilidad y de adueñarse de grupos de personas

Consecuencias del pánico colectivo:

  • El grupo o colectivo se convierte en un tumulto
  • Perdida de la conciencia individual y sometimiento pleno al tumulto
  • El grupo se ve sometido a impulsos emocionales
  • Reacciones descontroladas e irracionales

Como personas responsables de la seguridad de los demás, ante situaciones de pánico debemos tener en cuenta:

  • Conservar la calma resulta esencial
  •  No hacer frente a las masas en desbandada, puede resultar mortal
  • Tratar de ayudar a las personas más cercanas a escapar del peligro
  • Colaborar con los servicios de rescate tan pronto como lleguen
  • Hacer reaccionar a las personas afectadas de pánico.